Campaña: Cuidándonos reducimos riesgos.

Lanzamos esta campaña sobre reducción de riesgos a la hora del consumo de sustancias entre población joven. Entendemos la reducción de riesgos como un elemento vinculado a la prevención, por ejemplo, tratando de evitar la conducción de vehículos bajo los efectos del alcohol u otras drogas, a fin de prevenir los accidentes de tráfico.

Este tipo de campañas desarrolladas desde hace años, han experimentado un elevado avance en España y en otros países.
Los objetivos a los que dirigimos esta campaña, son: evitar que el consumo experimental y el uso esporádico se conviertan en uso continuado y, sobre todo, reducir o limitar los daños ocasionados a la salud de las personas que consumen drogas y, en general, los efectos socio sanitarios indeseables relacionados con su uso.

En este enlace puedes ver todas las imágenes de la campaña

Conscientes de la importancia de las actuaciones de reducción de riesgos y daños y de trabajar en el ocio nocturno, decidimos lanzar esta campaña centrada en el cuidado de las personas que componen el grupo y las buenas decisiones personales. Esta campaña, realizamos un acercamiento a los y las jóvenes basado en la información objetiva, práctica, desde el respeto y sin posturas paternalistas ni censuras hacia lo que hacen, a través de un modelo participativo, viendo así las posibles vías de prevención en base a sus intereses.

Para la elaboración de esta campaña, hemos contado con la participación de varias jóvenes que participan en los diferentes grupos del programa del Barrio Más Joven, ellos y ellas se han prestado voluntarios y voluntarias para ser los y las modelos de la campaña, así como hemos definido de forma conjunta con ellos y ellas los mensajes que aparecen en la campaña mostrando en algunos casos vivencias reales y cercanas que han experimentado.

A lo largo de este último año de pandemia, a las personas jóvenes se les han negado tantos ritos de iniciación y celebración: compartir, reír, soñar, bailar; que no son sino manifestaciones de la necesidad humana de conectar con nuestros semejantes. Un año en el que la mayor parte de la ciudadanía se ha privado, de forma ejemplar, de todas esas cosas que nos hacen felices.
Los cuidados han empezado a formar parte de nuestro lenguaje habitual. Cuidarnos individualmente, pero también cuidar a las personas que nos rodean se ha convertido en un imperativo.

Por ultimo os dejamos un par de herramientas que creemos pueden ser útiles:

– Si crees que tu consumo de alcohol es problemático o está cerca de serlo, con esta sencilla herramienta podrás valorar tu consumo de alcohol, conocer qué maneras tienes a tu alcance para reducir riesgos y saber más sobre el alcohol.

TEST: http://alcoholcheck.energycontrol.org

– Lanzamos algunas recomendaciones y puntos a tener en cuenta para los momentos de fiesta y diversión en tiempos de pandemia:
1. Prioriza las quedadas en espacios abiertos. La evidencia acumulada a lo largo de estos meses parece ir en la dirección de que en los espacios cerrados hay más probabilidad de contagio que en los espacios abiertos. En caso de reuniones en espacios cerrados, disminuye en lo posible el tiempo y el número de personas con las que se tiene contacto, ventila la habitación/sala aunque haga frío y utiliza la mascarilla en todo momento.

2. No compartas vasos, cigarros, botellas, porros, turulos o la boquilla de una cachimba.

3.  La velocidad y la cantidad son dos factores determinantes a la hora de predecir qué experiencia tendremos cuando se decide consumir una sustancia, sea la que sea. Planifica cuidadosamente las dosis y presta atención a los factores que te hacen aumentar la velocidad de consumo. Por ejemplo, pueden ser los chupitos o mezclar alcohol y cocaína.

– Si llevas tiempo sin consumir, la tolerancia a una determinada sustancia habrá cambiado. Necesitarás menos cantidad para notar los efectos.

4. Al fin y al cabo, somos seres humanos. El confinamiento, la soledad, la adaptación a nuevas realidades, la carga de los cuidados (que principalmente recae en mujeres), las situaciones de precariedad laboral previas o provocadas por la pandemia pueden afectar a nuestra salud mental de forma más o menos grave. Si sientes que tienes más ansiedad o tristeza que habitualmente, busca el apoyo, el alivio y la comprensión de familiares y amistades. Si sientes que el problema es más acuciante de lo que debería, pregunta por ayuda profesional.

Si quieres más información o necesitas ayuda para dejar de consumir:
Instituto de Adicciones Madrid Salud servicioPAD Joven https://www.madridsalud.es/serviciopad/pad-joven/

Teléfono: 91 480 00 80 – 699 480 480 (Atención telefónica y WhatsApp) o en el Email prevencionadicciones@madrid.es
También puedes contactar con el servicio de consultas y asesoramiento de sustancias desde la reducción de riesgos de Energy Control https://energycontrol.org/ Teléfono: 663 283 115 Email: info@energycontrol.org

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *